Con años de historia a sus espaldas, cuando alguien habla de sistemas operativos, lo primero que se le viene a la cabeza es Windows. Amado y criticado, no podemos ignorar que ha sido durante mucho tiempo el sistema operativo de escritorio más utilizado.

Dice la leyenda que Microsoft saca una versión buena y la siguiente será mala. Esto se ha cumplido con Windows Millenium, Windows Vista, Windows 8 (dicen... aunque yo no opino lo mismo con Windows 8.1).

Pero el tiempo y la competencia han hecho que Microsoft se ponga las pilas y podemos encontrar en Windows 10 muchas cosas buenas y algunas buenas intenciones (espero que no me fulminen por decir todo esto).

En Windows 10 vemos muchos puntos buenos que llevamos viendo años en MacOSX o Linux, la panel lateral de notificaciones, escritorios virtuales (sí, por fin en Windows de serie y oliendo mucho al comportamiento de MacOSX). Lo que mas me gusta no es tanto una funcionalidad, sino una intención por parte de Microsoft, el programa Insider permite a personas inquietas, probar las últimas versiones de Windows, actualizaciones, etc... Además Windows viene de serie con una herramienta para que cualquier usuario pueda realizar comentarios y opinar sobre cualquier aplicación de Windows.

El resultado, Windows 10 obtiene un flujo de mejoras  casi a diario gracias a las aportaciones de los usuarios. Además los usuarios de Insider obtienen una licencia de Windows 10 Profesional. Pero además Microsoft ha querido gamificar las aportaciones de los Insiders, añadiendo retos, galones o medallas cuando se realizan aportaciones.

Aunque muchos han comentado todo lo que trae el recién llegado Windows 10, pocos han hablando de las herramientas de colaboración de los usuarios, y que supone un importante cambio de rumbo en Microsoft.

Hay mucho fanático de Windows, Linux o MacOSX, yo he pasado años usando todos ellos y cada uno ha hecho sus cosas buenas y sus cosas malas. Para los que no los han probado pero tienen curiosidad, aquí van algunas opiniones. En este post hablaremos de Linux, filosofías aparte, para su uso como usuario.

Cuando hablamos de Linux, es muy difícil hablar de algo concreto. Este es uno de los problemas del Software Libre y del planteamiendo del GNU Linux, la costumbre de que cualquier grupo que quiere hacer su propia versión, personaliza y monta una distribución da libertad, si, pero para un usuario de a pie le confunde, cuando el usuario no es un friki o un fanático de la informática, no tiene porqué saber que no es lo mismo usar Ubuntu, que Lubuntu, que Kubuntu, que Fedora, Gentoo y tantos otros, pero lo cierto es que hay múltiples y grandes diferencias de una distribución a otra, tanto en aspecto como en uso, facilidad, manejo, y hasta aplicaciones completamente diferentes.

El mayor problema de Linux es que no ha sabido unificar.Y esto no es solo válido para la distribución, tenemos todo este amalgama de opciones en cualquier cosa, el sistema de sonido, el gestor de ventanas, de Escritorio, de practicamente cualquier cosa, por lo que tendremos que instalar un sinfín de versiones, software de todo tipo y configuraciones para que funcione tal o cual programa.

Para el usuario de a pie lo mejor es que escoja una de las distribuciones con más comunidad pero sobre todo con más soporte comercial, Ubuntu a cada versión mejora, aunque cometa errores y algún que otro acierto, es sin duda una de las distribuciones de referencia y que mejor acompañan a un usuario en su día a día. Además su apuesta por un SO que se adapte a Móvil, Tablet y PC está haciendo trabajar en el rendimiento de la distribución y en un mejor comportamiento para diferentes pantallas.

enter image description here

La leyenda urbana alrededor de Linux dice que es perfecto para equipos antiguos con pocos recursos y que se notará muy rápido ya que el 90% de los servidores funcionan con Linux.

Es un mito eso de que Linux ocupa pocos recursos, es cierto que hay distribuciones que se pueden instalar en ordenadores de decenas de años, pero es lo mismo que decir que Windows no se puede instalar en ordenadores antiguos (siempre nos quedará Windows XP, o incluso Windows 95 si aún tiene más años). Las distribuciones actuales requieren una buena gráfica, memoria ram, disco, etc para que tengan un comportamiento fluido e impecable, y siempre que tengamos los mejores drivers para Linux nuestra esperiencia de usuario será muy buena.

Linux para desarrollo web, cómodo de usar y mejores resultados.

Si eres programador web, seguramente este sea tu sistema operativo, ya que su cercanía a los servidores web nos permitirá trabajar directamente sobre un servidor como en un entorno de producción. Además existen editores multiplataforma como Sublime Text así como la mayoría de navegadores conocidos tienen versión para este Sistema Operativo, o bien podemos lanzarlo con un emulador.

Si no eres programador, pero te gusta cambiar el aspecto de tu sistema, iconos, fondos, colores y formas de las ventanas, una completa personalización, también te gustará usar una distribución Linux, aplicaciones como Gnome Tweak lo ponen fáciles para activar temas GTK, para cambiar todo el aspecto, o cambiar los paquetes de iconos.

El apoyo de los grandes como Google, Canonical, IBM, Valve, etc... ha hecho que mejore en rendimiento para entornos de usuario (algo que no se discute en entornos de servidor, pero que sí podemos discutir en entornos de escritorio).

Sin duda un sistema operativo que nos puede durar mucho tiempo.

Por supuesto el handicap aquí es que no tendremos software reconocido en la industria de la imagen y el vídeo, como Photoshop, o Premiere, o Microsoft Office, salvo que nos pongamos a emularlo, y logrando un rendimiento mucho menor, contaremos con alternativas menos conocidas pero igual de válidas que tendremos que aprender a fondo para sacarle el máximo partido, la ventaja, es que no tenemos que piratear ni paga nada por este software alternativo pues suele ser gratuito o de muy poco coste.

Android ha sido el triufo de Linux para el usuario, ha conseguido lo que ningún otro Linux ha podido, ser usado masivamente por cualquier usuario, con un amplio catálogo de aplicaciones propietarias de pago o gratuitas.

Android también funciona sobre Linux, pero no sigue la filosofía de la mayoría de distribuciones, ya que una capa por encima del Kernel gestiona la interfaz de usuario basada en un motor de compilación Java.

Después de unos cuantos años como usuario de MacOSX y desengañado en el último año tengo una opinión bastante forjada de las bondades y quebraderos de cabeza que pueda dar un MacOSX.

Los sistemas operativos de Apple siempre se han caracterizado por un buen rendimiento y optimizados para tareas gráficas y vídeo. Uno de los grandes avances y una apuesta de futuro fue la de apostar por un núcleo UNIX pero manteniendo una estupenda capa gráfica y una interfaz de usuario fácil de utilizar, así nació la serie MacOSX.

No os puedo mentir, el uso diario de un MacOSX como usuario o como programador supone toda una experiencia. El sistema operativo está concebido para una extrema facilidad de uso que podemos ver en cuanto intentamos instalar un programa, simplemente arrastrando y soltando a la carpeta de Aplicaciones, viene con una buena cantidad de aplicaciones útiles (un cliente de correo soberbio, visor de mapas, notas, visor de imágenes, etc...) y elementos que crees que nunca vas a poder separarte de ellos como Spotlight, la Vista Rápida (ver cualquier documento con la tecla espaciadora) o el Dock o barra de aplicaciones, mucho más vistosa pero a la vez extraordinariamente ligera y fácil de usar.

Desgraciadamente (no se si tendrá algo que ver) desde la muerte de Steve Jobs, mientras Microsoft hacía cada vez más ligero y rápido su Windows, MacOSX se ha vuelto más lento y con más retardos en tareas tan simples como ver el correo, abrir aplicaciones o el manejo día a día, requiriendo equipos más potentes. Y no porque tuviésemos equipos poco potentes.

He estado trabajando con MacOSX, programando y emulando Windows con aplicaciones sin ningún problema, pero de una versión a otra (de un día para otro) parecía que mi portátil hubiese envejecido varios años y su rendimiento cada vez peor. Mavericks, Yosemite, han añadido pocas mejoras, solo unas pequeñas aplicaciones y algunas ideas de iPhone pero además mayores requerimientos que de forma extraña nunca resultan suficientes...

Cuando empezaron las actualizaciones a Mavericks se encontraban por la red quejas de usuarios con equipos de Apple con 32GB de RAM y potentes procesadores que funcionaban apreciablemente lento una vez actualizados.

Parece que todo haya funcionado bien hasta las versiones 10.8.x, y a partir de aquí cometiendo los errores que en el pasado se atribuían a Microsoft.

Aún así, MacOSX tiene muchos puntos a favor, el corazón UNIX permite qe podamos programar web como si fuese Linux, existen muchas aplicaciones equivalentes y las rutas de los ficheros son similares aunque la parte UNIX suele estar oculta para el usuario, mostrando únicamente las carpetas que le interesa. Las aplicaciones de MacOSX suelen acompañar en intefaz gráfica y facilidad de manejo, los programadores de aplicaciones para MacOSX suelen hacer muy buenas aplicaciones y de las que los usuarios de Windows y Linux suelen ver con envidia.