La verdad de los sistemas operativos, hablamos de Windows

Con años de historia a sus espaldas, cuando alguien habla de sistemas operativos, lo primero que se le viene a la cabeza es Windows. Amado y criticado, no podemos ignorar que ha sido durante mucho tiempo el sistema operativo de escritorio más utilizado.

Dice la leyenda que Microsoft saca una versión buena y la siguiente será mala. Esto se ha cumplido con Windows Millenium, Windows Vista, Windows 8 (dicen... aunque yo no opino lo mismo con Windows 8.1).

Pero el tiempo y la competencia han hecho que Microsoft se ponga las pilas y podemos encontrar en Windows 10 muchas cosas buenas y algunas buenas intenciones (espero que no me fulminen por decir todo esto).

En Windows 10 vemos muchos puntos buenos que llevamos viendo años en MacOSX o Linux, la panel lateral de notificaciones, escritorios virtuales (sí, por fin en Windows de serie y oliendo mucho al comportamiento de MacOSX). Lo que mas me gusta no es tanto una funcionalidad, sino una intención por parte de Microsoft, el programa Insider permite a personas inquietas, probar las últimas versiones de Windows, actualizaciones, etc... Además Windows viene de serie con una herramienta para que cualquier usuario pueda realizar comentarios y opinar sobre cualquier aplicación de Windows.

El resultado, Windows 10 obtiene un flujo de mejoras  casi a diario gracias a las aportaciones de los usuarios. Además los usuarios de Insider obtienen una licencia de Windows 10 Profesional. Pero además Microsoft ha querido gamificar las aportaciones de los Insiders, añadiendo retos, galones o medallas cuando se realizan aportaciones.

Aunque muchos han comentado todo lo que trae el recién llegado Windows 10, pocos han hablando de las herramientas de colaboración de los usuarios, y que supone un importante cambio de rumbo en Microsoft.